Remedios naturales contra los resfriados

¿Sientes que empiezas a flojear y notas malestar? ¿Quizás estás pasando por un infierno de resfriado? ¿Quizás acabas de pasarlo y necesitas fortalecer tus defensas? Te contamos una serie de remedios naturales para que hagas frente a las consecuencias del frío y la humedad. No pretendemos que te saltes la prescripción médica, pero la naturaleza nos ha dotado de ciertos elementos que ayudan a nuestro organismo de manera natural, ¿por qué no hacer la prueba?

  • SOPA DE POLLO. Si no eres Mafalda tienes que reconocer lo bien que sienta una sopita caliente. No solo eso, sino que resulta que el caldo de pollo tiene un efecto antiinflamatorio: facilita la liberación de células de defensa y destruye virus y bacterias. Si le añades vegetales (cebolla, nabo, zanahoria, ajo, perejil o apio) disfrutarás de un chute de propiedades medicinales 100% naturales.
  • JENGIBRE CON LIMÓN. Esta unión es perfecta para tratar gripes y catarros por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, además de que sirve para prevenir o para curar. Lo ideal es tomar cada mañana una rodaja de raíz de jengibre sin pelar y el zumo de un limón, en casos extremos de malestar puedes masticar el jengibre directamente y notarás los efectos casi al momento. Si ves que te cuesta tomarlos a palo seco, prepárate una infusión, que además te sentará mejor al estar calentita.
  • AJO, MIEL Y ZUMO DE LIMÓN. No te conviene si sufres problemas de estómago, pero lo cierto es que junta las propiedades de estos 3 ingredientes: las propiedades antisépticas del ajo, las antiinflamatorias del limón y las fluidificantes de la miel. Machaca 2/3 dientes de ajo en 2 cucharadas de miel caliente y añade el zumo de limón. Se toma caliente, a cucharadas y cada 6 horas. Al rato de tomarlo notarás que está haciendo efecto y la infección y las toxinas desaparecen. Eso sí, toda la ropa que te hayas puesto esos ideas echará un tufillo a ajo que te costará eliminar más que el catarro en sí.
  • COMIDA PICANTE. Date al chili, la cayena o el pimentón. Como sabrás, una vez los comes tu temperatura corporal aumenta, tu cuerpo entra en calor y se eliminan bacterias, además de ayudar a eliminar la congestión.
  • ZUMO DE LIMÓN. Sustituye tu botella de agua para el día a día por esa misma botella aderezada con zumo de limón (incluso añadirlo al té verde). Te ayudará a eliminar virus y bacterias y reforzarán tus defensas. Es super hidratante.
  • MIEL. Tómate una cucharada de miel por la mañana en ayunas y estarás ayudando a reforzar tus defensas, especialmente si se trata de miel de romero. Si estás en lo más alto del resfriado, opta por dos cucharadas de miel de tomillo. Toserás menos y dormirás mejor.
  • VAHOS DE ESENCIAS. Uno de nuestros preferidos, es un alivio de los de toda la vida para personas que sufren sinusitis o fuerte congestión nasal. Solo tienes que hervir agua en una cacerola grande con agua, una vez la retiras del fuego tienes que echarle los aceites de esencia o plantas aromáticas, como eucalipto, menta, pino, árbol de té, salvia, tomillo o romero. Cubre tu cabeza con una toalla y respira el vapor con las esencias durante 10 minutos. Y ten a mano un pañuelo 🙂
  • PROPÓLEO. Es un antibiótico natural que debemos agradecer a las abejas (además de la miel). Es la resina que recogen de las yemas de los árboles, el objetivo es sellar la colmena para evitar infecciones que puedan acabar con su comunidad de abejitas. Calma el dolor y regenera los tejidos. 

Porque no queremos que pases un mal rato y que puedas aprovechar tu tiempo libre #MuyMuchoMás, apúntate estos remedios y estarás ¡a tope de power!