Consejos para runners

Puede que te estés planteando, con eso de que se acerca el año nuevo y sus propósitos, empezar a correr un par de veces a la semana. Quizás ya hayas descubierto esta práctica y no haya carrera popular o maratón que se te resista. Sea cual sea tu caso, nunca viene mal recordar una serie de trucos para que no la líes y acabes lesionad@.

Lo primero de todo es elegir un calzado adecuado. Igual que cuando vas en coche, las ruedas son importantísimas, en el caso de  correr lo mismo sucede con las zapatillas. Debes tener en cuenta para qué fueron pensadas. No son lo mismo unas zapatillas para ir al gym que unas zapatillas para salir a correr. ¿A que no te pondrías unos tacones para ir al campo o unas chanclas para ir a una cena formal? Pues eso.

Como habrás podido observar, el pie es toda una obra de ingeniería, con todos esos huesitos, tendones y articulaciones. Además, la pisada afecta y mucho a rodillas o espalda. Lo que necesitas es una zapatilla que esté preparada para el impacto contra el suelo, estable y dentro de la cual el pie transpire en condiciones. La amortiguación ha de ser perfecta. Para elegir una zapatilla que te quede como su zapato a Cenicienta, debes tener en cuenta aspectos como tu peso y la distancia que sueles correr.

También puedes solicitar un estudio biomecánico, en el que observan los movimientos que hace tu pie cuando corre. En el caso de haber un error en esos movimientos, se hace una plantilla adaptada a ti al 100%. Es una gran inversión ya que se trata de cuidar tu salud (y no, nosotros no vendemos ni zapatillas ni plantillas, te lo decimos por tu bien). 

Ahora vamos con la respiración. Lo ideal es inspirar por la nariz y espirar por la boca. Intenta marcar un ritmo acorde con las zancadas, es decir, inspira y espira cada dos pasos. Esto tendrás que adaptarlo cuando mejores tu ritmo y forma física, haciéndolo cada tres pasos. ¿Que subes una cuesta? Las zancadas y la respiración bajarán el ritmo. ¿Que la bajas? Las zancadas serán más rápidas e inspirarás cada cuatro pasos  y espirarás en los cuatro siguientes.

Otro consejo sería elegir bien la ubicación. Si quieres correr tranquil@ y sin riesgos, aprovecha los caminos en parques o cercanos a carriles bici. Pero sobre todo, no te pongas la música a todo volumen para no poner en riesgo tu actividad. Y por supuesto, no hables por teléfono. Además de ser perjudicial para tu respiración, te resta atención.

Tanto el calentamiento como el descanso son importantes. Estira los músculos durante 10 minutos, hay infinidad de guías para runners en las que te cuentan cómo hacerlo de manera correcta, en especial si tienes algún tipo de lesión, para que no vaya a más. Entendemos el entusiasmo, pero sea cual sea tu nivel, ten en cuenta que es mejor no correr más de 4 días seguidos ni más de 70 kilómetros a la semana.

Y en cuanto a la alimentación, combina los hidratos de carbono con frutos secos, cereales y proteínas. No olvides tampoco beber agua antes, durante y después del ejercicio, así mantendrás tu cuerpo hidratado en todo momento.

Algo que seguro que te ayuda a mantener el ritmo y no pensar en el esfuerzo es la buena música. En nuestro perfil de Spotify encontrarás una lista para runners. Además es colaborativa, por lo que estás invitad@ a añadir las canciones que te motiven #muymuchomas.