¿Qué hacemos con los desperdicios?

La Unión Europea estima que cada año se desechan en el mundo más de 1.300 toneladas de alimentos, de las cuales 89 corresponden a comida en buen estado. No somos de los que más desperdiciamos en Europa (estamos por detrás de Reino Unido, Alemania, Holanda, Francia, Polonia e Italia), pero es algo relativamente sencillo de mejorar y los efectos son maravillosos.

Si tenemos en cuenta el tipo de producto del que hablamos, el “Informe del Consumo de Alimentación en España” (2016) señala que la fruta es el alimento que más se desperdicia, seguida de verduras y hortalizas, lácteos, bebidas, pan y carnes.

Puedes seguir los consejos de los expertos, de esa manera poco a poco entras en la dinámica y mejoras tu productividad y la de los demás. Debes tener en cuenta que cuando tiras algo a la basura, no solo desperdicias el valor del producto, sino también el precio de las horas del personal que lo ha transportado, preparado y servido, entre otros. Para empezar gradualmente, sigue estos pasos:

  • Identifica en qué momento de la cadena se generan los desperdicios. Utiliza 3 cubos de residuos diferentes:
    • desperdicios del almacén, neveras y congeladores
    • desperdicios surgidos durante la preparación
    • restos de los platos
  • Construye una carta adecuada: no hagas cartas especialmente densas y con numerosos platos, menos es más. Además, esto te permitirá utilizar tus ingredientes frescos o de vida corta en varios platos, sin darle oportunidad a sobrar. Cuando localices un plato que no termina de funcionar, no le dés más oportunidades.
  • No te pases con el tamaño de las raciones, o por ejemplo da la opción de ración o media ración. Eso ayuda a que no sobre la comida ya que se ajusta más fácilmente al número de comensales. Incluso plantéate preparar raciones más pequeñas en general, tipo tapas más que platos principales.
  • Ofrece cajas para que los clientes puedan llevarse la comida sobrante a casa.

Lo cierto es que, una vez más, volvemos a hablar de las tecnologías y de lo mucho que pueden facilitarte la vida. Existen numerosas opciones para evitar tanto desperdicio, además de dar a conocer tu negocio a clientes potenciales.

TOO GOOD TO GO, NI LAS MIGAS, WE SAVE EAT o la ONG Yo no desperdicio. Como ves, no es por falta de opciones. Todas estas APPs tienen algo en común: quieren evitar que la comida en buen estado acabe en la basura. El procedimiento es muy sencillo: el cliente potencial se descarga la APP y ve las comidas disponibles, el precio y la distancia. Simplemente lo compra y pasa a recogerlo en el momento indicado.

No solamente ayudas al medio ambiente y gestionas los residuos de manera inteligente, sino que además tienes una mayor presencia online y vas construyendo poquito a poco una comunidad de clientes responsables y sensibilizados.

Y recuerda la regla de oro de las 3R: Reducir, Reciclar y Reutilizar. Sé responsable y reacciona rápido a las nuevas necesidades del mercado y el beneficio para tu negocio será #muymuchomas grande de lo que imaginas.